6ª Conf.: Premisas y técnica de la interpretación

Empieza la conferencia afirmando que el sueño no es un fenómeno somático, sino psíquico. Por tanto, “es una operación y una manifestación del soñante, pero de tal índole que no nos dice nada y no lo comprendemos” (pg. 91).  Ello significa que se debe inquirir al soñante con respecto al significado de su sueño (como se hacía con respecto a las operaciones fallidas).

El soñante será aquel que nos diga lo que el sueño significa, a pesar de que confiese que nada sabe. En esta situación no se debe abandonar el intento de comprender lo que el sueño significa, porque es muy probable “que el soñante a pesar de todo sepa lo que su sueño significa, sólo que no sabe lo que sabe y por eso cree que no lo sabe” (pg. 92). Cómo sucedía en el caso de la reminiscencia en Platón (cfr. Menón).

En este punto, según Freud, nos enfrentamos a dos supuestos. El primero es que el sueño es un fenómeno psíquico. Esta premisa será algo que se demostrará  luego como resultado del trabajo. El segundo, que en el hombre hay cosas anímicas que él sabe sin saber que las sabe. Este supuesto ya fue demostrado previamente (actos fallidos) y simplemente ha sido transferido al problema del sueño.

Para comprender esta última premisa, Freud hace un paralelo con los experimentos de hipnosis hechos por Bernheim. En ellos, aquel que ha sido hipnotizado no tiene recuerdos de aquello que hizo y, sin embargo, luego de insistencias hechas por Bernheim los hipnotizados empezaban a recordar poco a poco hasta que la totalidad de la vivencia se manifestaba sin lagunas. Este mismo caso es conjeturado con respecto al soñante. Así, si alguien “cree no saber nada de ciertas vivencias cuyo recuerdo, no obstante, lleva en el interior de sí, ya no es tan improbable que tampoco sepa nada de otros procesos anímicos que ocurren en su interior” (pg. 94). Consecuentemente, el soñante tiene un saber acerca de su sueño, sólo que no le es accesible y por esta razón no cree tenerlo.

Ahora, de lo que se trata es de posibilitarle al soñante que descubra su saber y nos lo comunique. Lo importante aquí no es preguntarle al soñante cual cree que es el sentido del sueño, pero si “el origen de este, el círculo de pensamientos y de intereses del que proviene” (pg. 95), porque estos podrán descubrirlo. Entonces, se le pregunta al soñante por el modo en que ha llegado al sueño y “lo que él inmediatamente enuncie deberá considerarse como un esclarecimiento”. Se pasara por alto toda diferencia entre aquello que crea saber o no lo crea, y se trataran ambos casos como uno solo. Con esta simple técnica nace un tercer supuesto. Para tratar de responder a este supuesto se buscará diferenciar el sueño con el desliz en el habla (por la multiplicidad de elementos del primero) y así, descomponerlo en sus elementos para abordar la indagación de cada uno de ellos por separado.

La objeción que surge en este punto es que al preguntarle el soñante sobre un elemento del sueño puede que no se le ocurra nada o “Dios sabe qué cosa”. Sin embargo, se le contradirá al soñante si asevera que nada se le ocurre, se le insistirá asegurando que tiene que tener alguna ocurrencia y, al fin, se la obtendrá. No importara qué ocurrencia se le venga. Según Freud, las informaciones históricas suelen comunicarse con particular facilidad y se verá que los anudamientos de los sueños a impresiones de los últimos días son más frecuentes de lo pensado. Así, “a partir del sueño el soñante se acordará de acontecimientos lejanos, y eventualmente incluso de un pasado muy remoto” (pg. 96).

Lo que se busca enfatizar es que se tome y respete como un hecho lo que se le ocurra al preguntado/soñante/paciente (y no otra cosa). Pues puede “demostrarse que la ocurrencia que el preguntado produce no es arbitraria ni indeterminada, y no está desconectada de lo que nosotros buscamos”. Justamente, cuando se le pide al soñante que diga que es aquello que se le ocurre sobre un elemento determinado, se le está pidiendo que “se abandone a la asociación libre reteniendo una representación de partida”. A algunos se les hará sencilla una actitud de este estilo, mientras que otros mostraran una increíble falta de habilidad para hacerlo. Puede darse también una mayor libertad de asociación, cuando por ejemplo se abandona la representación de partida y, se establece por ejemplo, “el género y la especie de la ocurrencia”. Según Freud, las ocurrencias están “estrictamente determinadas por importantes actitudes interiores” que no son conocidas en el momento en que producen sus efectos (como en el caso de las tendencias perturbadoras en las operaciones fallidas).

Ahora bien, en el aparente libre albedrío de la asociación libre “no puede surgir como ocurrencia ningún nombre que no resulte estrictamente condicionado por las circunstancias inmediatas, las peculiaridades de la persona que se somete al experimento y su situación del momento” (pg. 98). Por tanto, si las ocurrencias que emergen de manera enteramente libre están condicionadas, las ocurrencias con una ligazón única (a saber, la representación de partida) no pueden estar menos condicionadas. Esta ocurrencia sobre el elemento onírico estará determinado por el trasfondo psíquico de ese mismo elemento, el cual “no nos es conocido” (pg. 99).

Para tratar de explicar este punto pone como ejemplo el olvido de nombres propios. A veces uno se olvida un nombre específico pero sabe en el interior con certeza de que si lo sabe y, aún así, el nombre olvidado es inaccesible. A pesar de ello, en todos los casos se nos pueden ocurrir uno o varios nombres sustitutivos. Todos estos nombres sustitutivos que aparecen tanto espontáneamente como evocados por la persona, mantienen un vínculo con el olvidado y estaban determinados por él. Freud menciona un caso personal en donde se había olvidado el nombre de un país cuya capital es Montecarlo. Para recordarlo abandona la reflexión y deja que se le ocurran nombres sustitutivos y le vienen: Montecarlo, Piamonte, Albania, Montevideo, Colico, Montenegro. Así, descubre que cuatro de estos nombres llevan la misma sílaba món y captura el nombre olvidado: Mónaco. Consecuentemente, “los nombres sustitutivos han partido en efecto del olvidado”. Además, dice el autor, “con facilidad hallo lo que me ha escamoteado ese nombre por un tiempo. Mónaco tiene relación también con Munich, es su nombre en italiano; esta ciudad ha ejercido la influencia inhibidora” (pg. 101).

A pesar de reconocer que este ejemplo es bello, pero simple, sin embargo, debería poderse lograr lo mismo en el sueño lo que con el  olvido de nombres, a saber: “volver accesible lo genuino retenido, mediante asociaciones anudadas a partir de un sustituto. Siguiendo el ejemplo del olvido de nombres, podemos suponer que las asociaciones sobre el elemento onírico estarán determinadas tanto por este último cuanto por lo genuino inconsciente que le corresponde” (pg. 102).

Anuncios

0 Responses to “6ª Conf.: Premisas y técnica de la interpretación”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Categorías

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: